29/6/17

CLASES DE PUERTAS por Chelo J. Rodríguez

CLASES DE PUERTAS

Hay puertas abiertas y puertas cerradas. Hay puertas cerradas que se abren y hay puertas abiertas que se cierran. Hay puertas entornadas. Puertas cerradas a medias. Puertas cerradas con cerrojo. Puertas abiertas de par en par. Puertas medio abiertas. Puertas con mirilla para ver quién llama. Puertas de madera, puertas lisas, puertas con molduras, puertas blindadas. Hay puertas cerradas con llave; puertas cerradas con llave, cerrojo y cadena.
Hay puertas pequeñas, puertas grandes, puertas de juguete, puertas encajadas, las hay que se deforman, las hay ignífugas, las hay de colores, las hay pintadas de negro.
Hay puertas que cierran habitaciones, y puertas que cierran la casa. Hay puertas que siempre están abiertas y puertas que jamás volverán a abrirse.
Hay puertas mal hechas, hay puertas bonitas, hay puertas muy caras, hay puertas correderas, abatibles, de ensueño, con cristales, con espejos, doble puertas, puertas gruesas y puertas finas, hay puertas muy feas. Hay puertas que chirrían, puertas silenciosas, puertas de muestra y puertas infinitas.
Hay puertas que nunca debieron abrirse y puertas que cuesta cerrar. 
Puertas que dan a la calle, puertas con cartel que dice “Llamar antes de entrar”, puertas sucias y puertas impecables. Hay puertas que llaman la atención y hay puertas falsas. Hay puertas castigadas y puertas soldadas a la pared. Puertas electrificadas, puertas protegidas, puertas destrozadas.
Hay puertas que esconden algo al otro lado, hay puertas transparentes, hay puertas que producen sueños y puertas que hacen daño.
Hay puertas que separan y hay puertas que reciben.
Hay puertas que se abren muchas veces y hay puertas que una vez se cierran nunca más vuelven a abrirse.

También hay portazos, pero de ellos hablaremos otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario