7/1/16

POR QUÉ ME GUSTA SER ESCRITORA

POR QUÉ ME GUSTA SER ESCRITORA

-Chelo J. Rodríguez-

 
Primero de todo porque me gusta mucho leer, soy una auténtica devoradora de libros, leo en cualquier parte, a todas horas, es casi una obsesión, leo de todo, todo tipo de géneros, autores diversos, cada libro, cada historia que llega a mis manos, a mis ojos, a mi mente, representa una vida nueva repleta de sensaciones y sentimientos. No concibo que un buen escritor consiga serlo si primero no lee, ni lee mucho ni lee de todo. 
Me gusta ser escritora porque es un placer para mis sentidos.
Porque me permite adentrarme en mundos, dimensiones y vidas que no son las mías.
Porque es una actividad que puedo realizar en solitario, de hecho, hay que hacerlo en solitario, no puede uno escribir un buen libro si al mismo tiempo tiene la mente y las manos en actividades paralelas.  Porque para escribir y escribir bien, hay que aislarse, cultivar el mundo interior, el alma, la decadencia y el arte de observar la vida como si no estuviéramos en ella; esto exige concentración e introversión.
Porque disfruto documentándome. ¿Y cómo me documento? OBSERVANDO. Sentándome en algún lugar, tal vez escogido al azar, y dedicarme a respirar lentamente, a mirar y ver, a oír y escuchar, a sentir todo aquello que por mi alrededor ocurra, cuando menos te lo esperas, algo o alguien, te da la señal de comienzo.
Porque me “pone” el olor del papel en blanco y el de la tinta del bolígrafo.
Porque me excita la sola idea de crear un personaje al que darle un corazón que acabará latiendo y latiendo siempre.
Porque ese personaje y su historia, serán inmortales, vivirán para siempre en el recuerdo de quien los sepa apreciar.
Porque en cada línea que escribo hay todo un mundo de sentimientos.
Porque si escribo sé que sigo viva.
Porque en cada párrafo creado hay una canción.
Porque puedo inventar cualquier cosa, cualquier situación, cualquier tiempo, cualquier obstáculo, cualquier final, todo aquello que me venga en gana, a mi voluntad, bajo mi tutela y criterio, y que todo ello sea absolutamente cierto, sin decepciones.
Porque en las historias que escribo hay un punto final.
Después de ese punto final, tarde o temprano, habrá otro libro, otra historia, otro mundo, otra vida. 
Porque mientras escribo soy feliz.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario