LOS LÍMITES HUMANOS



El ser humano, como imperfecto que es (aunque algunos piensen lo contrario), tiene los siguientes límites:

- La tolerancia.
- La paciencia.
- La capacidad de perdonar.
- El recuerdo.
- El tiempo.
- La fuerza.
- La perfección.
- La moral.
- La inteligencia.
- La observación.
- La sinceridad.
- El compañerismo.
- El altruismo.
- La comprensión y/o entendimiento.
- El sufrimiento.

Y algunos sentimientos:
   - El amor (salvo el amor de madre que es eterno)
   - El odio (se acaba cuando llega la indiferencia)
   - La ira (no se puede estar enfadado todo el tiempo)

Hay muchos más límites, muchos de ellos impuestos por la sociedad, que hacen del ser humano un ser vivo incompleto con escasa libertad de movimientos.
Pero en ciertas cosas, las personas no tienen límites (aunque algunos piensen lo contrario):
- La superación personal.
- El deseo.
- La verdad.
- El mantenimiento de la dignidad.
- La valentía.
- El conocimiento y/o la información.
- El amor de madre (el único tipo de amor capaz de superarlo todo... vale, también el amor verdadero cuando se aprende a distinguirlo y apreciarlo).
- La buena voluntad.
- La sensibilidad.
- La imperfección.

Finalmente, dejo aquí la siguiente reflexión:

"¿Hasta qué punto creamos nuestros propios límites?"


COSAS QUE DETESTO

He aquí una lista de algunas cosas que detesto (y clases de personas):
 
- Detesto a esos pseudoescritores que dan rienda suelta en sus blogs a una retahíla de palabras inconprensibles y pomposas sólo para anunciar a bombo y platillo su egocentrismo, y que al final de la lectura no te has enterado de nada de lo que han escrito, y lo peor, te  das cuenta que dicho lo redicho, realmente no han dicho nada.
 
- Detesto pedir un cortado bien cargado y que me pongan un vasito de leche con una gota de café, puaf.
- Detesto que alguien llame "trastos" a mis objetos más preciados (esos que acumulo con o sin orden por toda la casa).
- Detesto que venga el listillo de turno a decirme cómo y qué tengo que pensar.
- Detesto sentirme culpable cuando me compro algo que no necesito pero me gusta.
- Detesto no poder lucir esos cuatro vestidos maravillosos que tengo porque mi vida social no da para ello. (¿Y si me los pongo para bajar al supermercado?)
- Detesto que en la cola de caja del supermercado alguien me pida que le deje pasar porque sólo lleva una cosa... tiene prisa... es más mayor... se ha escapado del trabajo... le están esperando... tiene hora en la peluquería... pierde el bus... tiene la comida en el fuego...
- Detesto a los que se pasan los días contando "seguidores", "amigos", "me gusta"... en las redes sociales.
- Detesto que Quentin Tarantino no tenga perfil oficial en las redes sociales (al menos yo no lo he encontrado).
- Detesto los libros aburridos que no me descubren nada (llámense "Best-sellers", "Top ventas", "Primer premio del concurso...")
- Detesto a los que hablan como idiotas a los niños, los niños son niños y no idiotas.
- Detesto la espera tediosa de una respuesta a una pregunta sencilla.
- Detesto la no respuesta a una pregunta sencilla y educada.
- Detesto la respuesta maleducada a una opinión subjetiva dicha sin ningún ánimo de ofender.
 
Pero me gusta el olor del campo cuando llueve, me gusta el paisaje nevado si yo no estoy en él, me gusta la fotografía en blanco y negro, me gusta la respuesta educada aunque diga "no", y me gustaría que alguien a quien espero tuviera más tiempo para mí.
 
 


GRACIAS A LA REVISTA CUORE


 
Aquí estoy con mi ejemplar de la REVISTA CUORE, muy orgullosa y feliz porque la estupenda gente de la revista, tuvieron el gesto increíble de nombrar mi libro "ASESINOS INVISIBLES" en sus páginas, incluyendo la portada y una breve descripción.

Y digo "gesto increíble" porque dados los tiempos que corren aquí en España y cómo es la gente de interesada, maleducada y envidiosa, ellos no han tenido ningún problema en prestarme unos minutos de atención y responder al favor que les pedí.
 
Desde aquí, y como soy persona agradecida, generosa y valoro ante todo la buena educación, les mando un efusivo abrazo con mis mayores y más sinceros deseos de que su publicación siga cosechando éxitos y esté siempre disponible en el kiosco para hacernos disfrutar y darnos tan buenos momentos semana tras semana.
 
Y por supuestos, también porque CUORE lo dice, os recomiendo leer mi libro ya que engancha desde las primeras páginas, es original, diferente y está cargadito de emociones y sorpresas.
 
Buena lectura.