SOLUCIONES A LA CRISIS ECONÓMICA



Aquí van unas cuantas soluciones a la crisis económica de España:

-Que dimitan dos terceras partes de los políticos, y por supuesto que se vayan con lo puesto, sin pensión vitalicia, sin coche oficial, sin subsidio y sobre todo, que dejen el dinero que no se merecen sobre la mesa.

-Lo mismo con los banqueros ¡que se vayan a Suiza! pero que dejen el dinero en la mesa.

-Que den dos millones de euros de los 100.000 millones recibidos por el rescate (aunque lo llamen de otra manera) a cada español.

-Que bajen el IVA, los precios, y suban los sueldos (excepto los de los chupatintas, ¡que son tantos y tantos!)

-Que devuelvan los pisos a los que desahuciaron aunque tengan que pagar un mínimo alquiler todos los meses.

-Que los empresarios hagan cursos de inteligencia empresarial y emocional y aprendan a contratar a la gente.

-Que vuelvan a permitir fumar en los restaurantes, bares, cafeterías (como ha sido siempre y siempre funcionó)

-Que den ejemplo de país civilizado y moderno y metan a los estafadores en la cárcel sí o sí.

-Que multen cuantiosamente a todos los ciclistas urbanos que circulan fuera del carril bici, que no llevan el casco obligatorio, que no llevan luces ni chaleco antirreflectante.

-Que multen cuantiosamente a todos los vecinos que hacen ruido a partir de las 12 de la noche y antes de las 10 de la mañana. (De lunes a domingo)

-Que obliguen, por ley, a contratar a personas mayores de 40 años para trabajar, con profesionalidad, sin idiomas, que no sea necesaria la foto en el currículum, que no dependa de la ciudad donde viven, que puedan ir al trabajo en metro, en autobús, o andando si les da la gana.

-Que multen cuantiosamente a los que maltratan a personas, animales, plantas, etc. y una vez cobrado, que los metan en la cárcel por siempre jamás. (Pero a pan y agua)

Seguro que hay muchas más cosas que se podrían hacer que si no solucionan, al menos aliviarían la crisis. No soy experta de la economía nacional, ni mucho menos mundial, pero sí de la de mi casa, y lo que sé hasta ahora es que no tengo un puto euro que gastar porque no me dan trabajo, porque me exigen un perfil que ninguna persona de mi edad puede tener, porque no saben ni redactar una oferta de empleo, porque todas las páginas de empleo de Internet son una estafa, porque este país es un país de estafadores, ladrones, incultos, vagos y anticuados.
Y cuando llegue la etapa en que los buenos de verdad puedan hacer las cosas bien, me temo que yo ya estaré jubilada por narices, con una pensión de mierda, tal vez viviendo debajo de un puente y acordándome a cada minuto de todos los gilipollas que nos robaron la felicidad.