1/12/11

TODO LO QUE ODIO (SEGUNDA PARTE)

Odio a los que me empujan para subir antes al autobús, odio las cucarachas, odio a las envidiosas, odio a los que por tener un par de buenos músculos van de sobrados, odio a los que no dicen nada, odio a los cobardes, odio a los que miran para otro lado cuando les hablo, odio a los que juzgan sin conocer, odio a los hombres que sólo ven un par de tetas en una mujer, odio a las mujeres guapas que no han leido un libro en su vida y nunca lo leerán, y a las feas también. Odio a los mentirosos, los estafadores, los que provocaron la crisis, odio el interés variable, odio a los que van en bici fuera del carril bici, odio que me dejen tirada como una colilla, odio que me duela la cabeza, odio que me duela la espalda, odio que me duela el corazón, odio a los que no tienen corazón, odio que me rompan el corazón, odio no ser Paula, odio a los que huyen sin motivo alguno, odio a los que dicen que nunca sienten odio, odio a los que tienen 20 años y dicen que ya están de vuelta de todo, odio odiar, pero es inevitable.
No odio las cosas que me gustan. Me gustan las margaritas, me gusta el mar, me gusta el cielo azul, me gustan las estrellas, me gusta un buen libro, una buena película, una buena persona... Pero esa es otra historia.